Sobrina “tumba” tía dominicana y le roba todos sus ahorros

 

   10:50 AM –

NUEVA YORK._ En la confianza está el peligro. Nunca olvide esa sentencia.Y ese es el caso de la dominicana María Espinal quien denunció a un matutino local que su sobrina Marina Peña, le dio un “tumbe” robándole todos los ahorros de su vida. Y esos ahorros son de $50 mil dólares, los que la mujer criolla se ganó en buena lid trabajando como doméstica por más de dos décadas.

Espinal contó que la estafa de la que fue víctima por parte de Peña, se produjo cuando creyó en una propuesta de su parienta para que ambas fueran socias en una peluquería. La estafada le entregó todo el dinero a la sobrina y ésta –relata Espinal- voló rauda, sin que hasta ahora, nadie sepa de su paradero.

Tampoco ha vuelto a llamar a la tía y el principal problema que enfrenta la estafada es el de que la policía de Nueva York, ni de ninguna otra parte del mundo, puede hacer nada en relación al caso.

El acuerdo se hizo “al pelo”.

Sin firmar un solo papelito, situación que es como el “crimen perfecto”, porque no deja evidencias. Para las autoridades se trata de un abuso de confianza y le aconsejaron a la señora Espinal que no vulva a fiarse de nadie más, pero… ¿habrá una segunda oportunidad?

Parece poco probable esa posibilidad debido a que Espinal ya se retiró y precisamente su meta era la de montar un negocio para consolidar la tranquilidad económica.

Pero a los $50 mil hay que sumarles otros $46,000 que el señor Román Espinal también le entregó a la sobrina de su madre para aumentar el “capital”. “Lo hicimos con la plena confianza que le teníamos”, añadió la dominicana.

Insiste en que no fue “exceso de confianza”, sino “robo” porque de Peña no saben absolutamente nada hasta el momento. La sobrina recogió todo lo que tenía donde vivía y “espantó la mula” como se dice en el argot dominicano.

Espinal hizo un viaje a la República Dominicana con el que intentó localizar a Peña, pero… nada.

Dice que crió a su sobrina desde que la segunda era una niña y eso, le causa mucha más tristeza todavía. “Es mi obligación denunciarla para que eso no le ocurra a nadie más”, agregó la preocupada mujer criolla.

“De ahora en adelante no vuelvo a confiar ni en un hijo”, advirtió dando la impresión de que se aprendió la lección más rápido de lo que ella misma creía.

La sobrina tiene 40 años de edad y los Espinal creen que los “tumbó” en complicidad con su compañero sentimental al que identifican como Henry que trabaja como taxista en Nueva York y habría utilizado el dinero estafado para comprar una propiedad en Santo Domingo.

“Sabemos que ella está en Nueva York, pero canceló su servicio de teléfono y se fue de la casa de otra tía donde se estaba quedando en la calle 173 y avenida Audubon”.

Dijo finalmente que tiene la esperanza de que su sobrina aparezca, de la cara y la situación se pueda resolver de buena manera.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s