Cuando el amor es adicción

Cuando el amor es adicción

La naturaleza adictiva de algunas relaciones se caracteriza por la necesidad de mantener la conexión con una persona. Para amar y comprometerse de verdad se debe escoger libremente y uno de los síntomas de la adicción es un instinto compulsivo que coarta la libertad Por Roira Sánchez / El Caribe Domingo 20 de julio del 2008 actualizado a las 12:31 AM

Si bien muchos aseguran que es mejor estar solo que mal acompañado, están los que optan por tener una pareja a cualquier precio.
Es entonces cuando el amor se transforma en adicción. La lógica y la razón indican que si una relación es mala y perjudicial, lo sensato es darla por concluida.
Sin embargo, el nudo se vuelve a veces tan difícil de desatar que es imposible romperlo. Las expectativas que se depositan tanto en el amor, como en la pareja, en muchas ocasiones son excesivas.
Se cree que la persona elegida es totalmente especial; y que ha nacido para estar junto a ella. También, que ese ser es excepcional y que tiene todas las gracias posibles de este mundo.
Ramón Almánzar, psicólogo, sexólogo y terapeuta de parejas y familiar del Centro Vida y Familia doctora Ana Simó, sostiene que “hay varios factores que inciden en que haya una relación adictiva. Lo principal es ver el modelo relacional en el que creció la persona, o sea, de qué sistema familiar procede, para ver las pautas que aprendió de relacionarse.
También, la autoestima juega un papel muy importante, ya que una persona con baja autoestima puede entrar en una adicción relacional por entender que su vida depende de la otra persona”.
Muchas veces la soledad puede llevar a elegir a la persona equivocada con tal de estar en compañía. Pero paradójicamente, si su pareja no se ajusta en nada a sus expectativas, es probable que se sienta tanto o más sola que antes.
Claro que cuando esto sucede, inmediatamente se pone en escena la fantasía de que su amor va a ser suficiente para cambiar a la persona que elegiste.
Destrucción de la confianza en sí mismo, trastornos de la autoestima y desestabilización del buen funcionamiento del organismo son sólo algunos de los factores del comportamiento que a mediano o largo plazo pasan factura.
Una relación que cause desdicha y desamor no debe ser conservada. ¿Para qué mantenerla? Sin embargo, con frecuencia los seres humanos se quedan paralizados, hablan y actúan como si algo le retuviera, como si estuviera retenido en una cárcel.
Psicoterapeutas y amigos pueden indicar que no existe tal cárcel, que se puede salir de donde está; pero, a pesar del sufrimiento, se continúa allí, en un rincón de esa celda imaginaria sin haber estado realmente vivo en muchos años.
Todas las relaciones tienen altibajos y etapas en las que las cosas no marchan todo lo bien que se desearía, pero esto no las convierte en relaciones perjudiciales. Por el contrario, una relación perjudicial implica una sensación continúa de frustración.
En una relación adictiva no se puede vivir con el otro, pero tampoco sin él. Saber reconocer  estos comportamientos compulsivos es fundamental para lograr el control sobre la propia existencia y construir una vida que sea digna para vivir.
Ramón almánzar, psicólogo, sexólogo
Superando las heridas
Cuando una afición se convierte en adicción, el amor termina transformándose en algo así como una droga con efectos nocivos. “Lo más importante en la vida es tener objetivos en todas nuestras actividades.
El mayor error que se puede cometer, es emprender una tarea sin un propósito determinado, ya que entonces se le deja el control a la situación. Es necesario hacer conciencia de que hay un problema. De aquí parte todo el trabajo.
Después de eso, hay que sacar un balance de la situación e idealmente buscar el acompañamiento de un terapeuta que guíe el proceso a modo de educación y descubrimiento de riquezas emocionales, para que pueda seguir caminando y relacionándose de una manera sana mental y emocionalmente”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s