Nueve organizaciones reclaman destitución miembros Cámara de Cuentas

SANTO DOMINGO, DN (República Dominicana).-Nueve organizaciones cívicas reclamaron la destitución de los miembros de la Cámara de Cuentas por entender que la población les ha perdido completamente la fe.

Las entidades hicieron la exigencia mediante un documento depositado por ante la comisión de diputados que tiene a su cargo investigar los escándalos de la Cámara de Cuentas.

Argumentaron que los integrantes de la Cámara de Cuentas deben ser acusados ante el Senado por faltas graves en el ejercicio de sus funciones y consideraron que los funcionarios deben ser destituidos de sus cargos, “a manera ejemplarizadora.

Afirmaron que de esta manera el Congreso Nacional haría un servicio a la nación “de dimensiones históricas por la institucionalidad del Estado dominicano”.

Las entidades que firman el pedido son Participación Ciudadana, Centro de Planificación y Acción Ecuménica, Ciudad Alternativa, Centro Juan Montalvo, Consejo Nacional de Unidad Sindical (CNUS), Centro Poveda, Centro de Solidaridad para el Desarrollo de la Mujer (CEMUJER), Fundación Institucionalidad y Justicia (FINJUS), Promoción de la Mujer del Sur (PROMUS).

A continuación la carta de petición:

Santo Domingo, D.N.

20 de junio de 2008

A: Integrantes de la Comisión Especial de la Cámara

de Diputados que conoce de las irregularidades en

la Cámara de Cuentas de la República Dominicana

Vía: Diputado Rafael Molina Lluberes, Presidente de la Comisión Especial que conoce de las irregularidades en la Cámara de Cuentas

Asunto: Fortalecer la institucionalidad de la Administración Pública

y la democracia en el caso de la Cámara de Cuentas.

Honorables Diputados:

Con urgencia y sentido de responsabilidad ciudadana nos dirigimos a ustedes para referirnos  a un caso que ha conmocionado al país por la gravedad de sus implicaciones.

Se trata del caso de la Cámara de Cuentas de la República Dominicana, que por la agudización de la crisis en su funcionamiento y las denuncias constantes de irregularidades que se han sometido a dicho organismo por años, han sido ustedes comisionados para la investigación de los hechos envueltos, en el correcto ejercicio de las atribuciones constitucionales del Congreso Nacional.

Como es conocido, el ejercicio de los integrantes de la actual Cámara de Cuentas saltó a la agenda pública cuando a inicios del año 2007, en franca violación de la Ley de Austeridad No. 497-06, procedieron a aumentarse sus salarios a niveles exorbitantes, violando la norma en su artículo 11, les ordenaba a ese organismo ser los encargados de hacer cumplir dicha disposición.

Desde ese momento quedó claro que la confianza de la ciudadanía hacia dicho organismo colegiado se había quebrado.

Durante el año 2008 los propios integrantes de la Cámara de Cuentas han documentado las irregularidades mutuas cometidas, a veces de manera individual, a veces de manera conjunta, que se han traducido en la irracionalidad y la discrecionalidad del gasto, en privilegios individuales y colectivos irritantes, en violaciones a las leyes Orgánica de Presupuesto, de Compras y Contrataciones, del Código de Ética y la Función Pública

A estas violaciones de índole administrativo y que podrían tener implicaciones penales, se le agregó el enrarecimiento de la atmósfera de trabajo en el seno de ese organismo, producto de la ambición personal por cargos, los conflictos de intereses, los enconos y las malquerencias, todo lo cual hace imposible un clima de trabajo favorable para servir al país.

No es de extrañar, que una institución que se ha manejado con tanta displicencia e irresponsabilidad en el manejo de la Cosa Pública, haya tenido tan bajo desempeño en los dos productos que tiene que presentar a la sociedad dominicana, a saber, las auditorias realizadas a las instituciones públicas, y los informes anuales al Congreso Nacional sobre las Cuentas de la República.

Ante ese cuadro, ha quedado claro que la opinión pública nacional, evidenciada a través de artículos, declaraciones, opiniones y sondeos, perdió la confianza en los nueve integrantes de la Cámara de Cuentas.

Las cuentas de la República deben ser auditadas por un organismo respetable y respetado; la Cámara de Cuentas debe ser una institución con una alta moral y credibilidad pública, para que pueda cumplir con sus delicadas funciones, como es ser guardián de los fondos públicos.

Como esas cualidades ya no reposan ni reposarán en la actual Cámara de Cuentas, y dadas las evidencias hechas públicas y que reposan en vuestros archivos, las instituciones abajo firmantes tienen a bien solicitar a esa Honorable Comisión, recomendar al Plenario de la Cámara de Diputados que los integrantes de la Cámara de Cuentas sean acusados ante el Senado por faltas graves en el ejercicio de sus funciones, a fin de que los mismos sean destituidos de sus cargos, a manera ejemplarizadora, con lo cual el Congreso Nacional haría un servicio a la nación de dimensiones históricas por la institucionalidad del Estado dominicano.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s