Austria: “24 años en un sótano”

Redacción, BBC Mundo
Casa donde viva Joseph F.

Los vecinos están consternados por la noticia.

La policía de Austria encontró el sótano en el que una mujer presuntamente permaneció encerrada durante 24 años, mientras su padre abusaba sexualmente de ella.

La mujer, identificada como Elisabeth F. por las autoridades, dijo que tuvo siete hijos con su padre, Josef F.

Según la policía, ella ahora tiene 42 años de edad y él 73.

 Secuestro incestuoso

Las autoridades de Amstetten -un pueblo situado a unos 130 kilómetros al oeste de Viena, la capital- entraron al sótano después de que el hombre, quien fue arrestado este fin de semana, les dijera el código para abrir una puerta oculta.

“Hay no sólo una, sino varias habitaciones: una para dormir, una para cocinar y un baño”, dijo el jefe de la Oficina de Asuntos Penales de la provincia de Baja Austria, Franz Polzer.

“Todo es muy estrecho y la víctima, la madre de estos seis o siete niños, nos dijo que el lugar se iba ampliando continuamente, a lo largo de los años”, añadió.

 

Pruebas de ADN

Cuando la mujer desapareció, el 28 de agosto de 1984, sus padres recibieron una carta, aparentemente de su puño y letra, en la que les pedía que no la buscaran.

Dos oficiales trasladan a Joseph F. (centro) a la estación de polica.

Dos oficiales trasladan a Joseph F. (centro) a la estación de policía.

Sin embargo, ella le dijo a la policía que, en realidad, su padre, quien abusaba sexualmente de ella desde que tenía 11 años, la llevó al sótano, donde la endrogó y la maniató, antes de encerrarla.

La corresponsal de la BBC en Austria, Bethany Bell, informó que, según las autoridades, el caso se descubrió cuando la mayor de los hijos, Kerstin F., de 19 años de edad, fue llevada gravemente enferma a un hospital de Amstetten, hace pocos días.

Los médicos pidieron que se presentara su madre para que les informara sobre la historia clínica de la enferma.

En ese momento, Josef liberó a Elisabeth y a los dos niños menores y le dijo a su esposa, Rosemarie, que su hija había decidido regresar al hogar. Poco después fue arrestado.

“La policía dijo que se harán pruebas de ADN para establecer si Joseph F. es el padre de los niños”, señaló nuestra corresponsal.

Presuntamente, la esposa de Joseph F., Rosemarie, no sabía lo que había estado ocurriendo.

“Trastornada”

La policía dijo que Elisabeth F. parecía estar “muy trastornada” psicológicamente durante los interrogatorios y que aceptó hablar sólo después de que le aseguraran que no tendría más contactos con su padre y que sus hijos estarían en un lugar seguro.

Casa donde viva Joseph F.

La casa donde vivía Joseph F., en Amstetten, un pueblo de unos 23.000 habitantes.

Se trata de tres varones y tres hembras, de cinco a 19 años de edad.

Las autoridades creen que otro niño, que era mellizo con uno de los otros seis, murió poco después de nacer y que Josef K. quemó su cadáver, luego de sacarlo del sótano.

Aparentemente, no todos los hijos estaban encerrados.

“Todos están recibiendo ayuda psicológica en una institución segura de una clínica de esta zona”, dijo Polzer.

“Se les está atendiendo de forma individual, tanto a los que tienen entre 12 y 16 años de edad y crecieron con sus abuelos, como a dos niños varones que, cuando salieron ayer con su madre, vieron la luz del día por primera vez en sus vidas”, añadió.

Otros casos

Hace dos años, el caso de otra mujer que permaneció ocho años encerrada en un sótano, estremeció a Austria.

Se les está atendiendo de forma individual, tanto a los que tienen entre 12 y 16 años de edad y crecieron con sus abuelos, como a dos niños varones que, cuando salieron ayer con su madre, vieron la luz del día por primera vez en sus vidas
Franz Polzer, jefe de la Oficina de Asuntos Penales de Baja Austria

Natascha Kampusch había sido secuestrada a la edad de diez años.

Poco después de que lograra huir, su secuestrador, Wolfgang Priklopil, de 44 años de edad, se suicidó.

En 2007 se dio a conocer otro caso, descubierto en 2005, de una madre austriaca que mantuvo a sus tres hijas encerradas, a oscuras, durante siete años.

Según el diario digital austriaco “Der Kurier”, las niñas habían desarrollado su propio idioma y jugaban con los ratones, aisladas en una casa inmunda.

Su aislamiento comenzó cuando tenían seis, 10 y 13 años de edad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s